Strasser Media

Desde 1999 el Instituto Strasser viene generando contenidos periodísticos para televisión y web, a través de strasser: área comunicación que ahora pasa a llamarse strasser:MEDIA en el exterior, con énfasis en temas vinculados al arte, diseño, moda e imágenes urbanas.

Así, ha cubierto dos veces la Bienal de Venecia, infinidad de ferias y pasarelas internacionales como la London Fashion Week, Cibeles, pasarela Gaudí, Barcelona Bridal Week, Semana Internacional de la Moda de Madrid (SIMM), LatinoAmérica Fashion, Colombiamoda, Colombiatex de las Américas y Pitti Uomo.
Esas coberturas fueron y son emitidas en forma de programas a través de Canal 12 La Tele, Nuevosiglo y VTV.

Además, la información recogida se vuelca a los cursos que se dictan en el Instituto Strasser y en otros centros de enseñanza técnica y universitaria tanto en Uruguay como en el extranjero.

Moschino en Pitti Uomo

Por María Inés Strasser con la producción de Soledad Hernández Montañés

Desde hacía horas una muchedumbre bloqueaba la calle sobre el Arno, frente a la entrada al patio del Palazzo Corsini.  Los más indiferentes estaban sentados en el muro y verificaban lo que pasaba a través de la extensión de sus selfie sticks.
A las ocho menos cuarto de la noche, los periodistas latinos abrimos una brecha para entrar; rápidamente la directora de prensa de Pitti Immagine, Lisa Chiari, murmuró las palabras adecuadas a las encargadas de relaciones públicas de Moschino, (invitado especial de esta edición de Pitti Uomo) invariablemente de negro con detalles en plateado, invariablemente asiáticas, que nos llevaron a través de distintas estancias del palacio, todas idénticas.

En el centro de cada una, una pequeña pasarela levantada unos 15 cm del piso y de dos metros de largo por 0.80 de ancho.  A ambos lados, sillas prolijamente identificadas.
Los periodistas nos ubicamos en la cabecera de las pasarelas.  Las Moschino acomodaban a los invitados, la mayoría con prendas o accesorios Moschino, de todas las épocas.

Reparé en los invitados sentados en las primeras filas.   Las partes superiores de los conjuntos tanto de hombres como de mujeres eran mayoritariamente negros, con brillos Cartier, y los zapatos eran Converse, Nike, Adidas, Havaianas.  “No son italianos,”  me advirtió Paulo, un colega portugués director de una revista francesa de lujo, “son compradores americanos.”

Comienzo del desfile: por debajo de un trance electrónico se escucha desfigurada la Quinta Sinfonía de Beethoven. Pelo verdadero peinado como si fuera peluca de la corte de Versalles, marcas y estereotipos evidentes en una actitud ostentosa y bling bling. Eso es Moschino, su invento del Cheap and Chic (Barato y Chic) los protege para siempre y le da ese halo de ironía que caracteriza lo que se produce hoy. Hoy se produce casi nada. Hoy se comenta. Se comenta, se ironiza, se cita, se samplea, se recicla, se copia. No se distingue entre lo falso (fake) y lo verdadero. Da lo mismo.

Entre el público estaba el verdadero rappero A$ap Rocky y la falsa Katy Perry. Pero el erizo de los selfie sticks se movía entre ambos sin distinguir lo fake de lo verdadero. ¿En realidad importa? Desde una postura apocalíptica puede considerarse que Moschino destrata a sus compradores, con aviso. Es imposible que subraye más que cada uno de los que compra sus prendas se convierte en una pancarta de la marca. Jeremy Scott, como señaló Victoria Lescano, la escritora y periodista argentina, es ideal como director creativo de Moschino, entendió perfecto lo que se espera de él.
Hizo un buen show, opinamos todos.-

Page 2 of 2